Cuando la cuerda se estira mucho…

… se rompe. O no. Depende de la cuerda, si ésta es estática se romperá más fácilmente. Si por el contrario es dinámica, como la que usamos los escaladores, costará mucho más romperse. Con este símil puedo explicar un concepto de psicología que me encanta: la resiliencia. Si la resiliencia se aplicara a objetos, la cuerda dinámica sería mucho más resiliente que la estática, ya que, tras sufrir una gran fuerza, por ejemplo por una caída, la cuerda dinámica recuperaría su forma y absorbería el impacto mucho mejor que una cuerda estática y podría conservar sus propiedades (con ciertos límites).

Dejándonos de cuerdas, y hablando de seres humanos, la resiliencia es la capacidad que tenemos las personas para sobreponernos a situaciones de estrés importante, causados por hechos graves en la infancia o en la edad adulta, que de alguna manera a algunas personas les pueden evitar llevar una vida normal y en cambio, a otras les pueden incluso fortalecer.

Se me plantean varias cuestiones en torno a esta capacidad psicológica. La primera es ¿Varía la resiliencia de una persona a lo largo de su vida? ¿Se mejora la resiliencia y/o puede empeorar? ¿Qué hechos pueden hacer que ésto ocurra? Y la más interesante: Si de pronto descubrieras que una situación externa te está afectando muy negativamente ¿es posible que esta situación afecte a tu resiliencia e impida que puedas tomar la decisión más acertada para salir de dicha situación? Y aquí entra en juego otro fenómeno psicológico: la indefensión aprendida. Consiste en que a veces, se dan situaciones en las que en un determinado entorno realizamos conductas para conseguir algún fin y no lo conseguimos pese a todos nuestros esfuerzos. En estas situaciones nuestra mente ha aprendido a que es inútil lo que hagamos ya que nada hará cambiar la situación. Por tanto dejamos de insistir. Nos sentimos como indefensos (de ahí el nombre de indefensión aprendida, lo aprendemos porque tras intentarlo mucho el resultado es nulo).

De ambos fenómenos entiendo algo por experiencia personal, pero no soy experta. Cuando en un determinado entorno se produce una situación de estrés continuo, durante años, y haga lo que haga esto no cambia, se produce la indefensión aprendida puesto que haga lo que haga siento que nada va a cambiar.

Y cuando no puedes cambiar lo exterior e internamente te has quedado sin recursos, sólo queda cambiar de entorno…

Anuncios